Se conmemora este día de 1945, en recuerdo de la creación, por parte de delegados de cuarenta y dos países, en Quebec, Canadá,  de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación FAO, con el  fin de generar conciencia sobre el problema alimentario mundial, fortaleciendo la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza que afligen, lamentable e injustamente, a la mitad de la población mundial. Su lema es FIAT PANIS que significa Hágase el pan.

Inicialmente la Organización tuvo su Sede provisional en Washington pero desde 1951 se constituyó en Roma, donde se encuentra actualmente. Sus integrantes están dedicados a calibrar la complejidad de los problemas de la alimentación, contribuyendo a resolverlo con su asesoramiento y asistencia técnica, así como coadyuvando a movilizar los capitales necesarios para los programas de desarrollo.

Nuestro país fue distinguido por la FAO, en 1973, al celebrar, en el Centro Cultural San Martín de Buenos Aires, el Primer Seminario Regional sobre fomento de la Producción, Higiene, Tecnología y Mercadeo de la Carne con referencia a las necesidades de los países latinoamericanos en materia de Enseñanza, por considerarse a la Argentina como el productor y exportador mundial de carnes rojas más significativo, con una potencialidad ilimitada.

La condición de epidemiólogo que ostenta el profesional veterinario, lo une a la producción de alimentos en esa compleja cadena sanitaria en la que cumple un rol fundamental. Gracias a su intervención, los mismos llegan a la mesa de los consumidores en las perfectas condiciones de apto para el consumo, regulados bajo la conjetura -premisa que solamente un animal sano produce un alimento sano. Nadie puede negar que el único profesional universitario capacitado para determinar esa aptitud e idoneidad es el veterinario.

Los productos, subproductos y derivados de origen animal, regulados por el Decreto del Poder Ejecutivo Nacional N°4238/68, incorporado luego a libro cerrado en el Código Alimentario Argentino (Ley Nacional 18.284), regularon a todos los establecimientos faenadores a las exigencias internacionales y permiten mostrar, con legítimo orgullo la tecnología alcanzada en esta materia y la capacitación de sus integrantes.

La Argentina es uno de los países virtuosos y privilegiados para la producción de alimentos. Se presupone que, con algunos ajustes económicos y tecnológicos, puede llegar a satisfacer con  comida sana y nutritiva a cuatrocientos millones de personas, circunstancia que tristemente se contrapone con los altísimos índices de pobreza y subalimentación que se registran en la actualidad y en los cuales la producción y sanidad animales y los veterinarios pueden ayudar a mitigar satisfactoriamente.

Durante muchos años se recordó a esta festividad como “Día de la Raza” pero, con el paso del tiempo y mediante el decreto N° 1584/2010, el Poder Ejecutivo Nacional modificó la denominación y el sentido del tradicional  feriado del día 12 de octubre, dotando a dicha fecha de un significado acorde al valor que le asignan nuestra Constitución Nacional y diversos tratados y declaraciones de derechos humanos, a la diversidad étnica y cultural de todos los habitantes.

En efecto, el espíritu del artículo 75° de nuestra Carta Magna reconoce la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas de nuestro territorio, la personería jurídica de sus comunidades y la posesión y propiedad comunitaria de las tierras que ocupan, entre otros derechos. En consecuencia se optó por la denominación de “Día del respeto a la diversidad cultural”, dándole la significación de fecha utilizada para promover la reflexión histórica acerca de los derechos de los pueblos originarios describiendo la interacción entre las culturas de un modo horizontal y sinérgico.

Se ha pretendido así reconocer y valorar las diferencias culturales entre los diversos grupos humanos que han poblado y aún conviven en nuestro territorio, asegurando los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino.

 

Se celebra en esta fecha en recuerdo de la creación de la ex Dirección de Parques Nacionales, actual Administración de Parques Nacionales y de las dos primeras Áreas Naturales protegidas en la República Argentina el 9 de octubre de 1934, aunque uno de sus más claros antecedentes se encuentra en el trabajo desarrollado, en 1902, por don Carlos Thais, quien por encargo del Gobierno , realizó un pormenorizado estudio del hasta el momento poco conocida, área de las cataratas del río Iguazú.

El perito Francisco Pascacio Moreno el 6 de noviembre de 1903  donó al Estado Nacional para la creación de un paisaje protegido tres leguas cuadradas en las estratégicas orillas del lago Nahuel Huapi. En 1904 es aceptada la cesión. Los guardaparques son los responsables de la conservación del patrimonio natural y cultural de los argentinos en los casi cuarenta parques nacionales e interjurisdiccionales con algunas provincias, reservas y áreas protegidas y monumentos naturales. Son, a su vez, cuidadores de la fauna silvestre conservando la biodiversidad que habita los Parques Nacionales.

La Administración de Parques Nacionales es una dependencia del Poder Ejecutivo Nacional a través del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable.

Las Islas Malvinas, querido archipiélago integrante actualmente de la provincia argentina de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, pasan en esta fecha, a depender de la entonces Capitanía General de Buenos Aires.

En efecto, el 2 de octubre de 1766 el rey Carlos III de España dictó una real cédula, que se hizo efectiva el día 4, llamado posteriormente DIA DE REAFIRMACIÓN DE LOS DERECHOS, creando la Gobernación de las Islas Malvinas como dependencia del gobernador y capitán general de Buenos Aires, Virreinato del Río de la Plata, en ese momento Francisco de Palma Bucarelli y Uruzúa, quien nombró al capitán de navío Felipe Ruiz Puente como primer gobernador del territorio.

Anteriormente habían sido ocupadas por los franceses y España respetó esa posesión, hasta que luego negoció su entrega exitosamente y por ende al incipiente país que éramos, ya que las Cortes de Cádiz aprobaron el 30 de marzo de 1812 el acuerdo de la Junta de Guerra de abandonar las Islas. En 1833 los ingleses, por la fuerza, usurparon las mismas administrándolas como un territorio británico de ultramar, no obstante la formal protesta que presentó Manuel Moreno, en representación de nuestro país ante el Reino Unido el 17 de junio y reiterada el 29 de diciembre de ese mismo año.

Desde allí la actividad diplomática argentina continuó intensamente criticando en todos los foros la injusta posición británica calificando tal proceder como despojo. A partir de la creación de las Naciones Unidas y hasta 1965, los esfuerzos diplomáticos de nuestro país estuvieron centrados en el ámbito de esa Entidad Internacional, obteniéndose el 16 de diciembre de 1965 y por aplastante mayoría, la aprobación, por parte de la Asamblea General, de lo que fue la célebre Resolución 2065 , -importantísima decisión aprobada por la abrumadora mayoría de 94 votos a favor, 0 en contra , 14 abstenciones y 9 ausencias-, en la cual se reconoce formal y expresamente la existencia de la disputa de soberanía entre la República Argentina y el Reino Unido sobre la cuestión de las Islas Malvinas a la que se encuadra en una situación colonial, que debía ser resuelta teniendo en cuenta lo expresado en la Resolución 1514 de la misma Asamblea , donde se estableció eliminar toda forma de colonialismo.

Esa importante Resolución dio inicio a las negociaciones para la transferencia de soberanía de las Islas, ya que la misma consideró a nuestro país como la víctima de la acción colonial británica.

No podemos dejar de mencionar que la dictadura militar que gobernó en ese momento la Argentina, inició el desembarco de tropas en las Islas Malvinas, - usurpadas por Inglaterra desde 1833-, el 2 de abril de 1982 invocando su recuperación y entreviendo que un conflicto con el Reino Unido le permitiría no solo controlar la crisis interna que se vivía en la Argentina, sino posicionarse para plantear las condiciones de su propia sucesión. El gobierno movilizó 23.428 combatientes de los cuales murieron 649 argentinos y resultaron heridos 1093. Los ingleses también tuvieron pérdidas significativas que nunca se han conocido con exactitud.

Con tal motivo se conmemora el 2 de abril como el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas a quienes, aprovechando esta evocación del 2 de Octubre que recordamos, también les rendimos nuestro homenaje y nuestro recuerdo.

 
Esta celebración fue lanzada en 2006 y es coordinada por Organización de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (ONU Enviroment), Se tiene como objetivo inspirar la conservación de las aves migratorias y sus hábitats en todo el mundo.
 
Desde el año 2018, el Día Mundial de las Aves Migratorias unió dos de las campañas más grandes del mundo para la sensibilización y la educación acerca de las aves, el Día Internacional de las Aves Migratorias y el Día Mundial de las Aves Migratorias, el primero de ellos dirigido por Environment for the Americas (EFTA), y el segundo por el Acuerdo sobre la conservación de las aves acuáticas migratorias de África y Eurasia (AEWA) y la Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres (CMS). A través de una nueva asociación que une sus esfuerzos de manera formal, las tres organizaciones tienen como objetivo colaborar para aumentar la sensibilidad acerca de la situación penosa en la que se encuentran las aves migratorias en todo el mundo y resaltar la necesidad urgente de su conservación. A partir de 2018, la nueva campaña conjunta adoptó el nombre único de “Día Mundial de las Aves Migratorias”.
Según la comunidad científica existen alrededor de 11.000 especies de aves en todo el planeta pero "el 40% de las mismas, (es decir, al menos 3.967 especies) han perdido parte de su población en los últimos 30 años", señalan desde la conocida  Bird Life International, una pionera asociación para la defensa de estos animales.

Nuestro querido país es también rico en la abundancia de aves ya que posee alrededor de mil especies que habitan en sus dieciocho ecorregiones, lo que representa el diez por ciento de la población mundial. No obstante, debemos tener en cuenta que algo más de ciento veinte especies argentinas están amenazadas debido a la transformación de ambientes, al tráfico de la fauna y a la introducción de especies exóticas, circunstancia que nuestra profesión veterinaria debe ayudar a controlar.
 
Algunas de nuestras aves tienen, también, largos vuelos migratorios como el conocido churrinche (Pirocephlus rubinus), que llega en migración hasta el norte de Sudamérica, el chalchalero (Turdus amaurochalinus) que migra hacia el Pantanal y noreste de Brasil y la tijereta (Tyrannus savanna) que llega como migratoria hasta las Guyanas. Nuestro Litoral recibe, desde el Sur Argentino, el admirable y único cisne de cuello negro ( Cygnus melancoryhus) , el ganso blanco ( Coscoroba coscoroba) , patos como el maicero ( Anas georgica) , el capuchino ( A. versicolor) y el barcino ( A. flavirostris)  y la gaviota cocinera ( Larus dominicanus) , que se crían tan al sur como Chubut y llegan a Entre Ríos y Santa Fe al final del verano. Algunas de ellas, como el pato maicero, siguen viaje luego al complejo de grandes lagunas como Lago a Dos Patos en Río Grande Do Sul, Brasil. Pero los mejores resultados se obtuvieron en los intensos marcados realizados en el Río Salado, que permitieron conocer la conexión entre áreas de cría en bañados de Santiago del Estero (Bañado de Figueroa), el litoral argentino y Río Grande Do Sul. Esta triangulación se conoció por numerosas recuperaciones como la del biguá ( Phalacrocorax olivaceus) , que se desplaza a los ríos Bermejo y Pilcomayo y al sureste de Brasil.
 
Otra especie que realiza este tipo de desplazamientos por el Salado entre el Bañado de Figueroa, Santa Fe y Sur de Brasil es el pato picazo ( Netta peposaca) . El pato gargantilla ( A. bahamensis ), en cambio, nidifica en Santiago del Estero en abril y mayo y se traslada luego hacia Córdoba y Santa Fe. La garza bruja ( Nycticorax nycticorax ) se desplaza también por los bañados del río Salado entre Santiago y Santa Fe.
 
En los bañados de Santa Fe fueron marcadas numerosas especies acuáticas y se obtuvieron interesantes recuperaciones de la garza blanca ( Egretta alba) , que se moviliza desde los juncales donde cría hacia el sur y el norte del país, dentro de los primeros seis meses de vida.

El Paraná y sus bañados adyacentes sirven de conexión sur-norte para varias especies como las garzas blancas, el pato cutirí ( Amazonetta brasiliensis ) y los cuervillos de cañada ( Plegadis chihi).
Desde el sur de Argentina, llegan muchas especies pampeanas y patagónicas como calandrias ( Mimus saturninus, M. patagonicus y M. triurus) , golondrinas negras ( Progne modesta) , patagónicas ( Tachycineta leucopyga ) y barranqueras ( Notiochelydon cyanoleuca ), sobrepuestos ( Lessonia rufa ), dormilonas ( Muscisaxicola macloviana ), monjitas coronadas ( Xolmis coronata ), gauchos chicos ( Agriornis murina ) y gauchos grandes ( A. microptera ), viuditas ( Knipolegus hudsoni ) y verdones ( Embernagra platensis ). 

El Macá Tobiano (Podiceps gallardoi) o Zampullín es una simpática y elegante especie podicipediforme, migratoria, que habita en nuestra Patagonia y que fué descubierta recién en 1974, con solo ochocientos ejemplares censados en el planeta. Actualmente está en riesgo de desaparecer  particularmente por la construcción de represas que modificarán su habitat.

(Debe diferenciarse del Macacito o Macá de pico grueso (Podilymbus podiceps) del corredor inferior del río Paraná ya que es otra especie, si bien de hábitos parecidos)

Nuestro Macá tobiano, se une así al Tordo Amarillo (Xanthopsar flavus), el Cauquén Colorado (Chlophaga rubidiceps) y la Monjita dominica (Xolmis dominicanus) a quienes también deben protegerse porque han reducido significativamente su población.

El últimamente creado Parque Nacional de la Patagonia y otros proyectos para sostener los pastizales naturales, se despliegan en ese sentido, a fin de conservar la biodiversidad y garantizar la sostenibilidad ambiental, acciones que los veterinarios debemos apoyar decididamente.

Biliografía: Migraciones de Aves en el Litoral Argentino -Patricia CAPILLONCH-  Instituto Miguel Lillo-Universidad Nacional de Tucumán y  otras acotaciones.
 
Se celebra esta fecha en recuerdo de la sanción del Primer estatuto del peón de campo, el 8 de octubre de 1944 cuyo decreto N° 28.169  señala el inicio de la protección legal del trabajador rural. De esta manera  se fijaron  condiciones laborales humanitarias de los asalariados rurales transitorios y no transitorios. Posteriormente surgieron ampliaciones a esta legislación,  que fueron dando más cobertura al trabajador rural en nuestro país.
El trabajador rural es quien, orgullosamente, suele pasear los toros campeones en el predio de Palermo, bajo la mirada satisfecha del propietario del animal que es el que recibe las no siempre merecidas felicitaciones.
 Lo recordamos porque es el acompañante fundamental del trabajo en el campo del profesional veterinario.
 

Cada 28 de septiembre se celebra el Día Mundial contra la Rabia (DMR) para promover la lucha contra esta enfermedad, aumentar la concientización sobre su prevención y conmemorar los logros alcanzados. 

La rabia está presente en todos los continentes y afecta a más de 150 países. En el mundo, la enfermedad es responsable por cerca de 60.000 muertes humanas anualmente y en la gran mayoría de los casos humanos, el perro es la fuente de infección. 

El lema para DMR 2020 es  "Acabemos con la rabia: colaboremos y vacunemos", que destaca la importancia de la vacunación canina y la necesidad de un esfuerzo conjunto para lograr la eliminación de esta enfermedad transfronteriza.

Fuente: Organización Panamericana de la Salud